Conocé uno de los proyectos realizado recientemente por el Taller Socio-comunitario en el marco de Formación por la Vida y el Trabajo a cargo de la Prof. Malena Parra. A continuación compartimos la experiencia contada por las alumnas participantes:

 

Bitácora de campaña “Merendero Arcoíris de esperanza” 

El 23 de julio recibimos a Teté, mamá y ex-alumna del colegio. Nos contó sobre sus acciones junto a otros padres del colegio en el merendero “Arcoíris de esperanza”. Es un espacio en barrio San Jorge, que recibe a niños y les prepara la merienda, a la vez de ofrecerles apoyo escolar. Allí asisten alrededor de 150 niños de 1 a 12 años.

Luego de que Teté nos presente al merendero, nos comentó que estaban organizando el festejo del Día del Niño y necesitaban colaboración. Le propusimos organizar una colecta de juguetes, de modo que todos los niños y niñas reciban regalos en su día.

La semana siguiente comenzamos a trabajar en los flyers y mensajes de difusión de la campaña. Utilizamos whatsapp para que toda la comunidad del Santa Ana se entere, colgamos carteles en la escuela, publicamos en Instagram y pasamos por los grados y cursos a difundir la campaña.

Enseguida comenzamos a recibir donaciones por parte de alumnos y padres del colegio. Dispusimos de unos contenedores de madera que nos aportó el Taller de Reciclado y Construcción, donde los padres podían ir dejando las donaciones. Por grupos, fuimos revisando cada día los cajones y guardando lo recibido para luego organizarlo.

Los martes, a la hora del Taller, organizábamos los juguetes, separando los rotos de los que estaban sanos. Fuimos agrupando los libros, los juegos de mesa, los juguetes para bebés, entre otros.

Así, continuamos haciéndolo durante tres semanas y llegamos a juntar más de lo esperado, más de 200 presentes. Incluso, recolectamos tanto que pudimos donar a otro espacio que también necesitaba colaboración,representado por Esmeralda, mamá de un alumno de nivel inicial nuestro colegio.

El domingo 1 de septiembre, se organizó el festejo al que asistieron aproximadamente 150 niños y 50 adultos. Se presentaron distintos animadores que dieron shows y entretenimiento para los chicos. En cuanto a nosotras, ayudamos a repartir las pulseritas para que cada niño tenga su juguete al final de la jornada y además colaboramos con la distribución de la comida.

La gente del merendero fue muy amable y se ocupó del transporte que nos llevó y nos trajo de vuelta al punto de encuentro (el colegio).

La actividad resultó hermosa y compartimos un maravilloso momento con los chicos.